Turismo, un sector estratégico en la recuperación

Faro de Vigo/Prensa Ibérica

España es un destino global, deseado y deseable, interna y externamente. El turismo ha retornado con la salud a un remanso de paz, ocio y bienestar. Los visitantes añoran la manera de ser y entender la vida de los latinos, desean imitarla, por ende aprecian el clima, las instalaciones, la seguridad, la sanidad, la relación calidad-precio, la gastronomía, las ofertas de ocio. Había ganas de viajar y hay ahorros extras, todo ello ha influido en una eclosión que es imprescindible saber administrar con inteligencia.

España está de moda, volverá a encabezar el turismo mundial. Este país lo tiene todo bajo el sol o a la sombra, en el interior o en la costa, en la vaciada y en la llena, en las ciudades y en el rural. Es muy relevante en lo artístico y cultural, el tercer país del mundo con más ciudades y monumentos en la prestigiosa y exclusiva relación de la UNESCO sobre Patrimonio de la Humanidad. Un lujo resiliente.

España entera está plena de cascos históricos, de monumentos, de museos, archivos y bibliotecas, iglesias y catedrales o sinagogas o mezquitas, toda ella penetra en el pasado esplendoroso a través de cada rincón. En este país, la Historia se estudia en modernos campus universitarios, próximos a espacios naturales maravillosos. En cada rincón de esta piel de toro y de sus islas surgen ofertas inusitadas, parajes únicos con campos de golf, nieve, aguas termales, montañas, caza, pesca. Somos un pueblo soñador y galante, igual oteamos desde elevados acantilados que observamos puestas de sol que el horizonte de mares inmensos, con playas suaves. Nos guiamos por las estrellas de cielos puros y limpios y disfrutamos de luces de Navidad o de procesiones en Semana Santa. Somos humildes y festivos, alegres y bullangueros.

En España, en toda ella, cada rincón con sus peculiaridades, ofrecemos una buena mesa, servida de productos de temporada, de la huerta o del mar. Nuestros cocineros son los mejores del mundo.

El turismo ya está aquí. Pero, repito, el éxito hay que saber administrarlo. Los servicios han de ser impecables y suficientes. Tiene que ser posible atender a la demanda con equidad: conseguir billetes de avión, tren o taxis; ofrecer plazas suficientes para disfrutar de una tapa en un mercado de moda, reservar en los buenos restaurantes, adquirir entradas para un espectáculo o una catedral con cierta facilidad -o al menos conocer las alternativas-, y obtener una atención adecuada en un hotel o en un comercio. Hoy existen posibilidades para evitar la gentrificación, para reconducir flujos y evitar frustraciones entre quienes gastan su dinero en ocio. Ese es uno de los objetivo fundamentales de los profesionales y ha de serlo de todos. España tienen que ser una experiencia impecable. Hay que evitar morir de éxito.

Como bien ha escrito Germán Porras, uno de nuestros mayores y más serios expertos, hay que avanzar hacia ambiciosos objetivos: un turismo que sea “más rentable, más sostenible y de mayor calidad”. El mismo Gobierno central lo exige, lo malo es que ha negado los PERTE (Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica) que, para conseguir mejorar, reclama el turismo español: la Mesa del Turismo, presidida por Juan Molas; Hosteltur, con José Luis Yzuel; Exceltur, con Gabriel Escarrer; la AEPT, con Santiago Vallejo, y todas las asociaciones de profesionales. Se evidencia que se está desoyendo a la primera industria de este país, la que paga con sus impuestos la Educación, la Sanidad, las pensiones y la conservación de los espacios naturales. Es ilógico que sea así y el Gobierno lo sabe. A qué espera para rectificar.

Alberto Barciela
Periodista
Miembro de la Mesa del Turismo de España

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Quizás también te interese leer ….

Share This

Share this post with your friends!